Ciberdelincuencia

LA CIBERDELINCUENCIA

            La ciberdelincuencia se define con carácter general como cualquier tipo de actividad ilegal en la que se utilice Internet, una red privada o pública o un sistema informático doméstico. Aunque muchas formas de ciberdelincuencia giran en torno a la obtención de información sensible para usos no autorizados, otros ejemplos son la invasión de la intimidad del mayor número posible de usuarios de ordenadores. La ciberdelincuencia comprende cualquier acto criminal que utilice ordenadores y redes. Además, la ciberdelincuencia también incluye delitos tradicionales realizados a través de Internet. Por ejemplo: los delitos motivados por prejuicios, el telemarketing y fraude de Internet, la suplantación de identidad y el robo de cuentas de tarjetas de crédito se consideran ciberdelitos cuando las actividades ilegales se llevan a cabo utilizando un ordenador e Internet.

             La ciberdelincuencia constituye uno de los ámbitos delictivos de más rápido crecimiento. Cada vez más delincuentes se aprovechan de la rapidez, la comodidad y el anonimato que ofrecen las tecnologías modernas para llevar a cabo diversos tipos de actividades delictivas. Estas incluyen ataques contra sistemas y datos informáticos, usurpación de la identidad, distribución de imágenes de agresiones sexuales contra menores, estafas relacionadas con las subastas realizadas a través de Internet, intrusión en servicios financieros en línea, difusión de virus,botnets (redes de ordenadores infectados controlados por usuarios remotos) y distintos tipos de estafas cometidas por correo electrónico, como el phishing (adquisición fraudulenta de información personal confidencial).

            El alcance mundial de Internet ha permitido a los delincuentes perpetrar casi cualquier actividad ilegal en cualquier lugar del planeta, por lo que todos los países se ven obligados a adaptar sus métodos ordinarios de control a escala nacional para hacer frente a los delitos que se cometen en el ciberespacio. El uso de Internet por los terroristas, en particular para captar adeptos e incitar a la radicalización, representa una grave amenaza para la seguridad tanto a escala nacional como internacional. Por otra parte, el peligro del terrorismo obliga a las autoridades a ocuparse de los puntos vulnerables en materia de seguridad de las infraestructuras relacionadas con la tecnología de la información, como las centrales energéticas, las redes de suministro eléctrico, los sistemas de información y las redes informáticas de las administraciones públicas y de las grandes empresas.

La naturaleza cambiante de la ciberdelincuencia

             Hasta no hace mucho los autores de delitos informáticos eran individuos aislados o grupos integrados por pocas personas. Pero en los últimos tiempos se observa que organizaciones delictivas tradicionales y profesionales de la tecnología con intenciones delictivas están empezando a colaborar y a poner en común sus respectivos recursos y conocimientos. Este enfoque ha resultado muy eficaz para los delincuentes que lo han adoptado. Se estima que en 2007 y 2008 la ciberdelincuencia tuvo un coste a escala mundial de unos 8.000 millones de USD. Por lo que toca al espionaje informático empresarial, en todo el planeta los delincuentes informáticos han robado a diversas empresas propiedad intelectual valorada en un billón de USD.

Caracas, 18 de marzo de 2014

            El Golpe continuado que advertido el Gobierno Bolivariano contra la democracia venezolana ha tenido también el frente digital. 192 páginas web gubernamentales han sido atacadas principalmente desde fuera del país, agresión que el Estado ha enfrentado y vencido. En el espacio Mesa Informativa, de VTV, aseguró que “con constancia y humildad, los tuiteros y tuiteras de Venezuela, con nuestro presidente (Nicolás Maduro) a la cabeza, seguiremos llevando la batalla por la verdad en ese espacio. Tenemos unos compañeros que llamamos ciberlanceros y con ellos hemos aguantado todo el ataque”. Fernández especificó que 84 por ciento de los usuarios de Internet en Venezuela lo usa para conectarse a las redes sociales, 87 por ciento para leer noticias, y 95 para enviar y recibir correos. La penetración en el país de Twitter es 77 por ciento. La población venezolana tiene a esta red como la red que más utiliza. ZGM.

La encrucijada de América Latina en la protección contra la ciberdelincuencia

            A finales de 2012, los hackers latinoamericanos conocieron una nueva herramienta, PiceBOT, que traía un malware que los hackers podían usar para robar informaciones financieras de usuarios inocentes poniendo en riesgo su cuenta bancaria. PiceBOT cuesta sólo US$ 140 y los hackers pueden encontrarlo con relativa facilidad. Pero más importante que su bajo coste fue el hecho de que había sido desarrollado en américa latina, probablemente en Perú, México o Guatemala. Los analistas dicen que PiceBOT es la prueba de que los ataques al ciberespacio de la región han llegado a un nuevo nivel de sofisticación. “Con mayor frecuencia, la creación de malwares tendrá lugar en la propia América Latina y serán usados contra los gobiernos, el sector privado y los ciudadanos”, señalaba un informe de 2013 de la Organización de los Estados Americanos sobre ciberseguridad en América Latina y el Caribe. Las semanas posteriores a la introducción de PiceBOT, los especialistas en seguridad registraron ataques a clientes en Chile, Perú, Panamá, Costa Rica, México, Colombia, Uruguay, Venezuela y Argentina. Aunque el tamaño de las pérdidas financieras causadas no esté claro, los ataques de PiceBOT fueron interpretados como otra señal de crecimiento de los ciberataques en la región en años recientes, dijeron los analistas.

            Para los especialistas, América Latina es terreno fértil de ataques porque coordinar fraudes por Internet en la región es mucho más barato que en Europa o en EEUU. Además, los fraudes son exitosos debido a la defensa normalmente frágil empleada por los gobiernos y empresas de la región. Una larga investigación hecha por ESET Security Report constató que la mitad de las empresas de América Latina y del Caribe habían sufrido un ciberataque en 2012, causado principalmente por malware, phishing y por la interrupción de servicios. Los ciberataques fueron dirigidos contra gobiernos y políticos, cuyas webs cayeron o fueron inutilizadas con una frecuencia cada vez mayor. Los hacktivistas  — neologismo que combina hackers con activistas— atacaron webs del Gobierno de Argentina a México, atacaron webs dedicadas a la campaña de reelección en Nicaragua y deshabilitaron la web del Congreso de Guatemala, entre otros ataques. El informe de mayo de la Organización de los Estados Americanos informó que los gobiernos de la región tuvieron un aumento de ataques del 8% al 12% de 2011 a 2012. Por lo menos dos países tuvieron un aumento del 40% en el número de ataques, señaló el informe.

Un problema global

            La ciberdelincuencia afecta desde hace años a empresas y gobiernos. Pero los ataques más comúnmente empleados hoy día tienen menos de diez años. Se cree que el primer ataque caracterizado por el no suministro de servicio (DoS), una táctica comúnmente usada que inunda las redes de computadoras con datos deshabilitando las webs, tuvo lugar en 2000. Desde entonces, buena parte de la atención dada a la ciberseguridad ocurre en América del Norte y Europa, porque los países de esos continentes estuvieron entre los primeros en permitir acceso amplio a Internet y a impulsar el comercio electrónico. Pero a medida que el acceso a Internet se extiende a los países en desarrollo, entre ellos países de América Latina y del Caribe, los problemas de hacking deberían aumentar.

            Aunque los ataques de interrupción de servicios continúen siendo el arma más empleada, los hackers están usando cada vez más técnicas como pharming, un término que mezcla las prácticas de técnicas de hacking conocidas como farming y phishing. Con el pharming, los hackers consiguen redirigir el tráfico de una web verdadera a otra falsa, y así robar informaciones importantes, como nombres de usuarios y contraseñas. La técnica interesa principalmente a los bancos. Los bancos mexicanos, por ejemplo, estiman pérdidas del orden de US$ 93 millones todos los años debido a ese tipo de sistema.

            Al mismo tiempo, los gobiernos han tardado en alcanzar el nivel de sofisticación de los hackers. Un informe de 2013 sobre ciberdelincuencia publicada por la Oficina de las Naciones Unidas sobre drogas y Crímenes constató que un 90% de los países ya comenzaron a introducir “estructuras para la investigación de ciberdelincuencia y crímenes de evidencias electrónicas”. Pero los países en desarrollo “no están suficientemente equipados y sufren debido a la escasez de capacidad”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s